martes, 27 de octubre de 2009

La piel de Victoria.

Era una tarde de otoño, el viento soplaba tan fuerte que producía un sonido escalofriante, Victoria se encontraba en su pequeña y hermosa cabaña en medio de la nada; era el momento perfecto para comenzar su libro de terroríficas historias.

Se acerco a su escritorio y encendió su computadora, comenzó a escribir pero también comenzó a borrar, entre mas escribía mas borraba, el sonido de las teclas la distraía y sacaba de quicio, al extremo de que le daban ganas de ir en busca de un martillo y destrozar la computadora, después de horas sin escribir nada empujo la computadora y se fue en busca de un pedazo de papel y un bolígrafo, se sentó a lado de la chimenea sobre unos cojines y la inspiración fluyo, y fluyo y fluyo, llenaba hojas y hojas y hojas; el Sol salió y ella no para de escribir, decidió bañarse, desayunar y dar un paseo por el bosque, después de una caminata en compañía de su soledad encontró un lugar donde casi no llegaba la luz del sol, Victoria lo encontró agradable, saco su libreta y su pluma y comenzó a escribir, empezó a obscurecer saco una lámpara de su mochila y la encendió no podía dejar aquel lugar enigmático y agradable, pero un hombre se le acerco y le dijo que era peligroso que estuviera a esa hora sola en el bosque, no solo por los animales, uno nunca sabe que loco puede encontrarse dijo cuando ya había emprendido su marcha, Victoria reflexiono que eso era cierto y regreso a su cabaña, se dio un baño, puso música clásica para relajarse y se puso a leer a su autor favorito Edgar Allan Poe para inspirarse un poco, cayo dormida después de leer El corazón delator, le deleitaba el poder de la mente, la locura, durante mucho rato estuvo soñando las historias de Allan Poe, en especial la ultima que leyó, soñó con locura y culpa, con nerviosismo y buitres; despertó a las 3:30 am y mas que asustada, despertó extasiada, con la mete llena de nuevos relatos espantosos para su libro.

Desde ese momento no salió, se paseaba por la cabaña con su libreta y bolígrafo, y no había instante en que no escribiera.

Después de meses sin salir, fácilmente llevaba mas de 25 libretas llenas, no solo de letras, sino de extraños dibujos y símbolos, grafías inexistentes, se había terminado cajas de bolígrafos y aun le sobraban pero no para mucho tiempo, cuando sus provisiones se habían terminado no quiso salir.

Decidió leer cada una de las libretas, las historias eran maravillosas, envolvían al lector de tal forma que el miedo dominaba los sentidos, que ya no se quería seguir leyendo, pero no podía separar la mirada de la lectura. De pronto se pregunto si realmente ella había escrito esas historias, estaban llenas de atrocidades, no solo de seres de ultratumba, sino de humanos que no tenían justificación, dañaban gente por placer y sabiendo perfectamente lo que hacían, Victoria empezó a asustarse, en la segunda libreta su letra era diferente, parecía de otro siglo, era tan elegante y tétrica, pero ahí no acaba su susto, cuando llego a los símbolos, no logro entenderlos, ¿Cómo ella podía haber hecho eso?

Siguió leyendo, aun no llevaba la mitad de libretas y estaba aterrada, aunque pensó que era lo que quería conseguir, aterrar al lector.

Cuando llego a la mitad de libretas había una extraña, era mas pequeña de hojas gruesas, y su contenido estaba escrita en una lengua jamás hablada en la tierra, una lengua que parecía dictada por el mismo Diablo. La tinta con la que estaba escrita tenia la misma pigmentación de la sangre, y las hojas parecían de piel humana, aterrada aventó aquel cuaderno, tomo las llaves de su Jeep y salió a toda prisa, cuando llego al pueblo mas cercano no encontró ni una luz prendida, se detuvo en un acotamiento y se tranquilizo, decidió regresar a su cabaña, pensó que solo había tenido alucinaciones por el encierro.

Al volver, su casa estaba llena de patrullas, ambulancias y gente; entro corriendo y nadie la notaba, estaban recogiendo sus libretas, incluyendo aquella tan extraña, se acerco a la chimenea donde se encontraban paramédicos, cuando se iba acercando pensó que alguien se habría metido a su casa con fin de robar pero se habría accidentado, pero nunca se imagino lo que iba a ver. Al llegar había un cuerpo tapado, había sangre seca; levanto la sabana y lo que vio fue su cuerpo, su cuerpo sin piel, solo se veía el musculo, era algo inexplicable; salió corriendo, gritando, y nadie la escuchaba, nadie la veía…se había vuelto loca entro en una dimensión de la cual jamás saldría.

La composición del libro era más y nada menos que la piel de Victoria, y su sangre.

El enigma es ¿Quién escribió ese cuaderno? Y si fue ella ¿Cómo lo hizo?, es algo que ni Victoria lograra explicarse en su eterno encierro.



BUeno pues esta historia la invente ayer, no es ni positiva , ni reconfortante, pero fue una tarea! y creeo que esta un poco psicotica pero no es tan mala o si? hasta un amigo me dijo:

"Ale de grande va a ser... asecina!! y yo asi de mm pense que dirias escritora o algo asi!!"

Espero los entretenga!!! y los espante un poco o por lomenos los impacte!!


saludos!!

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho, sabes atrapar al lector, eso es un don pequeña.Aprovéchalo y deja que fluyan a traves de las letras.;)Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

...vidas...